El seguro de automóvil se ha menospreciado por parte de la publicidad que realizan algunas compañías, en las que el único valor importante es el precio.

Pero como en todos los seguros, si el servicio no es el asegurado, lo barato puede salir muy caro.

Piensa en tu seguro actual y responde a estas preguntas:

¿Tu seguro cubre los fenómenos atmosféricos (pedrisco, inundación)?
¿Como conductor del vehículo te cubre la garantía de accidentes de tu póliza?
¿Qué pasa si colisionas contra un animal? ¿te cubre tu seguro?
¿Y si tienes un accidente con un vehículo que no tiene seguro?
¿Y si resultan lesionados los pasajeros de tu coche? ¿quién se hace cargo de las indemnizaciones?

Si tienes dudas, necesitas el asesoramiento de un profesional.